jueves, 12 de marzo de 2009

Reseña en EL PLACER DE LA LECTURA

27 Paraguas - Estelle Talavera

Durante las últimas dos semanas hemos estado oyendo el aleteo, el susurro al oído de esta magnífica colección.
Diferente de día en día, Estelle consigue que sus versos trasmuten los sentimientos de acogida de los mismos, según la hora del día, el día de la semana y el estado de ánimo del lector.
¿Cómo puede conseguir todo esto la joven maestra Talavera? Suavemente, rozando la realidad, plasmando las situaciones con tacto sedoso, con la luz rojiza del atardecer, dibujando subjetivamente los perfiles humanos y conviertiéndoles en esencia, en personajes, en cromos de un álbum que al darles la vuelta cuentan una historia no contenida en la imagen. Detiene el tiempo y lo ralentiza, alta definición en poesía, nada pixelado, todo definido y a la vez difuminado, tenue; hiperrealismo con aíres de brumas, de espuma.Las palabras bien escogidas y enlazadas frenan nuestras pulsaciones y nos trasladan al mundo de la poesía sensitiva, donde hasta las curvas de las letras bailan y dulcifican la lectura. Una experiencia sensorial ilimitada, fluida y tranquila en la que todos nuestros capilares calientan nuestro cuerpo después de inflamar nuestro corazón.
Destacamos:
- Coger al mundo por los pies
- Sigues bailándome
- Herida en Aurora
- Un segundo
- Austero
- Noche

Instrucciones de uso:
1) Ténganlo en su mesilla dos semanas.
2) Léanlo todo en los primeros días con tranquilidad.
3) Prueben con poemas sueltos a diferentes horas y diferentes días.
4) Vuelvan a releer todo.

Gracias Estelle por esta pequeña maravilla.

EL PLACER DE LA LECTURA: http://www.elplacerdelalectura.com

3 comentarios:

Abelardo Manuel Martinez dijo...

Hay una norma no escrita, entre los escritores y es que cuando alguien nos comenta algo en nuestros blogs, amablemente contestamos, cuanto menos agradecemos que alguien que no nos conoce se haya interesado por nuestra vida u obra.
Un saludo.

JUAN JES dijo...

Seguiré las instrucciones al pie de la letra y esperaré a sentir los efectos.

Estelle Talavera Baudet dijo...

Disculpa la tardanza, Abelardo, pero no me gusta contestar con prisas, sin tiempo y sin calma, porque entonces lo hago a medias. Estoy desbordada de trabajo... Pero agradezco tus palabras.