lunes, 11 de enero de 2010

Por la compra de 3 bragas regalamos un libro... en fin.


Os presento esta fantástica fotografía que me ha enviado mi amigo Jesús Villena (MODUS LABORANDI editorial) y que, según él, es una revolucionaria solución de marketing editorial que no nos explicaron en el máster y que, sin lugar a dudas, va a revolucionar el sector, muy por encima del kindle.

¿No es genial? Acaso estamos dejando de ver el bosque por tener el árbol en plenas narices? Tal vez es más fácil de lo que parece!!

5 comentarios:

Mientras Lees dijo...

Sin palabras -_-

gabby dijo...

Jajajajaja que mundo mas loco

gabby dijo...

bragas vs violinista del titanic... :P que fuerte la foto en serio

Estelle Talavera Baudet dijo...

Te gustó lo del violinista, eh?? jeje...

Pablo Alcázar dijo...

Juan Ramón Jiménez, al final de su vida, en su poema Espacio, escribe: Amor, amor, amor (lo cantó Yeats) «amor en el lugar del escremento». Los seres humanos, hijos de un dios ironista que con sus manitas de alfarero moldeó sexo y cloaca tan próximos, caemos en su broma y juntamos libros, bragas, poemas y lejías.
Pero hay que descartar el prejuicio de que los vendedores de bragas no tienen estudios. Por la foto, lo que desde luego no tiene este comerciante es buen gusto o es un fanático del kitsch . Pese a todo, estoy convencido de que él ha escrito el libro que regala. El autor y el dueño de la mercería pueden ser la misma persona. Parece una edición de autor, posiblemente se trate de un delicado manojo de versos o de un opúsculo de algún erudito local, asuntos ambos que no venden. Nada que ver con Millenium o con El corazón helado.