sábado, 3 de marzo de 2012

Reseña y poema en AGITADORAS, número 31 (marzo 2012)


Ha sido una sorpresa encontrarme con el nuevo número de la revista AGITADORAS.
Aparte, obviamente, de la calidad de todos los que han publicado en este número (echadle un vistazo), me he llevado una alegría al ver que habían publicado una reseña y un poema míos.

Aquí os dejo el link a la REVISTA, a la RESEÑA y al POEMA.

Y os pongo los dientes largos, porque esta es la tropa de este mes:

Alberto Rojo, Marta Rivera de la Cruz, Ángela Armero, Lalo Borja, Holly, Jan Hamminga , Josep Oliver, Ricardo López, Ana Márquez, Ángela Mallén, Norberto Alcocer, Inés Matute, Joaquín Lloréns , Rafael Reig, Mª Ángeles Cabré , Rosa Mª Ortega, Macky Chuca, Lullu, Jesús Zomeño, Luís Arturo Hernández, David Torres, Estelle Talavera, Vicente Muñoz, Héctor Ranea, Agustín Fernández Mallo, Itziar Mínguez, Il Gatopando, Inma Luna, María Aixa Sanz, Ramón Zarragoitia, Carmen Camacho, Francisco Gómez, Rolando Revagliatti, Eva Medina, Paco Piquer, Ramón Asquerino y Jordi Macarulla.

¡A disfrutar!

**********************************************

La Noche Larga Cruza Madrid


Tiembla con pasos felinos el agua de los charcos.
A mis pies un lecho de hojas
amarillas,
muertas,
de árboles que, dormidos por el frío, han perdido
su manta. Desvestidos de escarcha,
sus brazos alzados
petrificados al segundo de clamar,
piel de cortezas medio rotas
en el grito del gesto, esa pose eléctrica y
muda.

Todo yace en las luces ausentes de farola.
Noches muy negras sin nieve aún,
cielo pintado de salmón oscuro.
Los semáforos cambiando
de color
para nadie.

Baile lento de rascacielos
en noviembre,
con tintineos rojos, ámbar,
verdes, en el lento
avanzar de la escarcha.

Duermo noches a intervalos
frente a sus copas, ramas alborotadas, sus frentes
marchitas de árboles cercados, callados, acotados
en sus parques calados de aire
de fantasma, así,
en plena noche urbanita.

En la cabina de teléfono
un indigente en posición fetal,
duerme sus pies negros contra el cristal; las horas
que tiemblan y palidecen
y mueren sin morfina.
El timbre ausente de un teléfono roto, arrancado,
le despierta y, por un segundo, piensa,
absurdamente,
en ponerse albornoz, zapatillas y correr a descolgar.

La noche larga cruza Madrid.


5 comentarios:

Noris Marcia dijo...

Bellismo poema, primera vez por tu blog y me ha encantado. Muchas gracias. Saludos desde USA.

Beatriz Salas dijo...

Hola Estella,
siguiendo a Modigliani he llegado hasta este paraíso, de nombre tan singular, y con tu permiso me quedo cerquita.
Quería pedirte permiso para grabar este poema que tanto me ha gustado y te invito a entrar en mi blog y escuchar alguna de las entradas para que comprendas de qué se trata. Por supuesto la entrada que haría tendría tu firma y el link de tu blog para que te conozcan.
Veo que el primer comentario es de Noris y ella bien me conoce porque también ella es parte de mi blog.

Me ha encantado leerte y me ha gustado muchísimo tu poema.
Un abrazo

Estelle Talavera Baudet dijo...

Muchísimas gracias a ambas, de verdad... Y por supuesto, Beatriz, que puedes incluir el poema en tu blog. Ahora mismo me paseo por él encantada.
Qué gusto comentarios así... :)

Beatriz Salas dijo...

Querida Estelle,
acabo de publicar con toda mi alegría, la grabación de este escrito que tanto me ha gustado. La elección de la música es de Ruth que lo hace con cada grabación.
Te doy las gracias y te mando un fuerte abrazo.

http://beatrizsalas10.blogspot.com.es/2012/06/estelle-talavera-baudet-la-noche-larga.html

Estelle Talavera Baudet dijo...

Muchísimas gracias, Beatriz, ha sido toda una sorpresa. :)
Mil gracias........