martes, 9 de diciembre de 2008

Cuidar una vida

.
Hay que tener cuidado.
La servilleta en la comisura del labio.
El abrillantador de almas.

Tomar medidas.
Medir, al milímetro, proporciones.
Los zapatos por si llueve.
La sombrilla lluvia y sol.
La carcasa.
El tapón de la botella.
Procurar que el mar no se desborde del mundo.
Tener mucha cautela, medir profundidades.
Alternar día festivo con trabajo.
Conseguir no morir, no huir, dormir un poco.

Conseguir que tú, conmigo, estés a gusto.
Conseguir enseres, conseguir refugio.
Conseguir tener escamas en el cuerpo.
No quemarse los dedos.
Caminar calzado, vacunado.
De la mano de alguien.
Un río particular, una barca.
Un salvamento sin naufragio.
Un camino sin charcos.

Conseguir estar aquí en este momento.
Controlar tempestades.
Domar temperamento.

Cantar, despertar voces, alientos.
Domesticar al incauto.

Conseguir estar aquí en este momento.
Contigo.

.

(1º Premio Internacional de Poesía La Mano en Valparaíso, Chile)



.

3 comentarios:

amor dijo...

ojalá esa sensación de presente intenso la consiguiéramos siempre

me ha encantado tu poema

santiago tena

Bárbara dijo...

Es precioso. Sin más.

Estelle Talavera Baudet dijo...

Gracias, chicos...